Papi Poppins

2 años y medio de Colecho…

Cuando #MamaEnajenada me dijo que #Bichillo se iba a vernir a dormir con nosotros la primera noche, pensé por un momento que pa’qué, uno porque la vida en pareja puede cambiar y porque en mi casa (como en muchas, siempre hubo la cuna en la habitación de los padres y después tocaba pasar a su cuarto). Yo me imaginaba que fuese algo así de bucólico #PerfectMoment

th.jpg
fuente: Dreamstime.com

#Bichillo estaba tomando el pecho, así que ella me lo explicó a la perfección las razones por las que igual era conveniente que estuviese con nosotros y era muy sencillo: Como #bichillo estaba a demanda, pues el tenerle junto a la madre hacía que él se auto sirviese su dosis y #MamaEnajenada no tenia que levantarse a darle la toma y así poder descansar. Teníamos la cunita pegada a la cama, pero prácticamente no la usó en ese tiempo, se convirtió en el “sitio ese donde dejar cojines, mantas y ropas”. Aunque es cierto que cuando haya un cuarto miembro en la cama, aparte de ampliar el colchón 3 metros más, ya hemos visto una solución muy interesante de cuna

next_2_me_chicco.jpg

Efectivamente, las noches pasaban y nosotros tres dormíamos cual lechones, exceptuando aquellas con gastrointeritis, el “vámonos para urgencias” y las noches toledanas “modo niña del exorcista” donde tocaban duchas y cambio de sábanas (aquí entra el modo “pon toallas como si no hubiese mañana”)

JJrym.gif

Llegó el momento dejar el pecho, darle el vaso de leche y de pasarle a su habitación. Así que aquellas primeras noches, después de cenar y como es tradición desde el día uno, cuento, leche y a dormir. #Bichillo hacía la primera parte de la noche del tirón, pero a eso de media noche ya nos mandaba un sms a su modo, en plan: “Papis, venid a por mi.” así que raudo y veloz, el menda se iba, le recogía y le metía en nuestra cama. Era mano de Santo por aquella época, él planchaba la oreja y hasta bien entrada la mañana no la despegaba. Hasta ahora poco se movía y era chiquitín, esto es importante tenerlo en cuenta.

#Bichillo se va haciendo más grande y ya anda. La rutina es igual, quitando algnas noches, la mayoría primera parte en la cama y ya cuando se despierta, llama o se viene hacia nosotros. El resto igual. Aquí añado el matiz de que hay “Movimiento” y hay colonización de espacios, es decir, sutiles empujones hacen que te despiertes en más de una ocasión al borde de la cama con un pie fuera a modo de freno.

Y es que #Bichillo ya está cerca del metro de estatura, y esos sutiles movimientos ya son directamente un espectáculo de contorsionismos, show de pies en la cara y destapes varios y aún así seguimos durmiendo los tres. Algún día, si todo va bien, contaré cuando seamos cuatro colechando, porque ya me lo imagino tal que así

3VsUbH.gif

No sé hasta cuando durará esto, pero en cierta medida es una opción que en nuestro caso está siendo una experiencia grata porque:

  • En época de lactancia, al estar a demanda #MamáEnajeanda prácticamente descansaba y #Bichillo se ponía en modo autoservicio.
  • Cuando #Bichillo ha estado malo nos hemos percatado rápido de fiebres y demás síntomas.
  • La vida en pareja no cambia
  • Y lo más importante: Descansamos y dormimos desde el primer día los tres …a pesar de esos contorsionistas y cambios de posiciones nocturnos 😉

…así que ¡aprobamos esta experiencia!

image.gif

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.